Líderes con buen rollo; como sobrellevar el egoísmo de los colaboradores

Entre los empresarios y directivos con los que he trabajado hay un alto porcentaje que valoran mucho un buen ambiente de trabajo, es decir, que asumen como propia la responsabilidad de crear un entorno colaborativo y respetuoso con las necesidades de sus colaboradores.

Normalmente esto se traduce en la práctica en que, en base a una relación de confianza, se incurren en algunos errores; se flexibilizan las normas, no se controla o exige el rendimiento, no se reacciona cuando es necesario ni con la rotundidad suficiente, se evita la confrontación, etc.

Casi inmediatamente emerge una dificultad al aplicar estas políticas: se generan muchas casuísticas que los colaboradores interpretan como “agravios comparativos”, independientemente de que estén o no justificados y sean o no reales, y, o bien dedicamos mucho tiempo a solucionar estos conflictos o se nos va creando una bola que estalla en el momento más inoportuno.

A pesar de todo, este problema suele ser llevadero si se han seleccionado personas a las que también les vaya el buen rollo y, efectivamente, esto suele ser así porque, de alguna manera, el líder ha detectado la buena química que le emana de estas personas y viceversa.

Ahora bien, el problema grave es cuando hay que asignar algo escaso como, por ejemplo, vacaciones, puentes, un nuevo puesto, horarios, etc. Aquí hace su aparición una nueva emoción que puede no detectarse en situaciones “normales”: el egoísmo.

La manifestación del egoísmo genera una gran frustración en el líder, que tiene la percepción de que se abusa de su buena voluntad y que se desprecian sus esfuerzos por generar un buen ambiente en el trabajo.

Conviene no confundir egoísmo con egocentrismo puesto que no van siempre unidos; es bastante frecuente encontrarnos con personas egocéntricas que son muy altruistas.

Mientras que el egocentrismo es muy fácil detectarlo en una conversación o entrevista, el único modo que yo conozco de detectar a un egoísta pasa por hablar con personas que hayan tenido que compartir cosas escasas (por ejemplo, recursos en el trabajo) con él. Agradecería mucho cualquier pista sobre alguna otra metodología. ¿Quizás en las pruebas de selección grupales o con algún juego en el que tenga que gestionar la escasez?

Bueno, la cuestión ahora es como sobrellevamos esto.

Lo primero a lo que yo te invitaría es a no tomártelo tan a pecho; al fin y al cabo, una parte de tu malestar se debe a las expectativas que tú mismo te habías creado. No tienes ningún derecho a esperar un comportamiento altruista de la gente, ni siquiera como respuesta a algo que tu des desinteresadamente. Aunque no es algo que te pueda recomendar de una forma general, por tu salud emocional es mejor que en ciertos casos adoptes la actitud de “dar sin esperar nada a cambio”. Y si quieres algo a cambio plantealo desde el principio de una forma clara, inequívoca y de tal manera que quede constancia.

La segunda cosa que yo te recomendaría es que sigas fomentando el buen rollo pero que también cumplas con la obligación de crear un sistema de trabajo en el que la gente pueda referenciarse, es decir, algunas normas de obligado cumplimiento, responsabilidades claras, control de la productividad, respuestas rápidas y proporcionadas a los incumplimientos … etc.

La tercera es que seas consciente de que el problema está acotado a tu relación con algunas personas en particular y a este aspecto en concreto y que esto no te puede llevar a extrapolarlo a toda la humanidad.

La verdad es que es muy triste ver sufrir a un ejecutivo comprometido con el desarrollo de su personal cuando siente que su gente le ha decepcionado, en muchas ocasiones de una forma injusta y miserable.

El empresario se enfrenta a un universo de problemas diferentes; rodéate de personas que te ayuden a resolverlos, en SECOT.org puedes encontrar directivos experimentados que te apoyarán desinteresadamente.

Un abrazo.

Salvador Minguijón Pérez
Senior de SECOT – Seniors Españoles para la Cooperación Técnica
Asesor en Organización Empresarial y Mejora del Desempeño Profesional y de Equipos.
Email: salvadorminguijon@salvador-minguijon.es
Tel.: +34 649 49 17 70
Skype: sminguijon
Linkedin
BLOG

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.